Norwegian-Bliss-inaugural

48 horas en el viaje inaugural del Norwegian Bliss

25 junio, 2018
Por: Leonardo Dávalos / fotografías NCL

El pasado mes de mayo, tuvimos el privilegio de ser uno de los exclusivos pasajeros invitados a conocer y disfrutar del viaje inaugural del nuevo barco de Norwegian Cruise Line en Miami: el Norwegian Bliss.

Viajar en barco es uno de esos placeres maravillosos otrora destinado a las élites, que hoy en día afortunadamente se han democratizado gracias a compañías como Norwegian Cruise Lines. Y muy honestamente hasta que tuve personalmente la experiencia de viajar en este estupendo crucero a Las Bahamas, no tenía idea de la calidad del producto ni del nivel del servicio que podían ofrecer a sus pasajeros. Quizás al ver unos barcos con unas dimensiones gigantescas, tipo centros comerciales o ciudades en el agua, me llevaba a tener mis dudas en cuanto a varios aspectos de viajar en uno de ellos. Y precisamente por esta misma razón, para poder hablar con propiedad y contarte mis impresiones personales, es que acepté esta gentil invitación para conocer y disfrutar del viaje inaugural del Norwegian Bliss durante dos noches y 3 días, recorriendo las aguas de Las Bahamas y la costa sur de la Florida.

Así que empacamos todo lo indispensable para vivir 48 horas en un barco completamente nuevo.

Norwegian_Bliss_Aerial

El Norwegian Bliss

Día 1. (12:55 pm)

Mientras nos acercamos al Puerto de Miami, divisamos la impresionante nave de 20 cubiertas con mas de mil pies de largo, 168 mil toneladas con capacidad para 4 mil pasajeros y mas de 1.700 tripulantes. Por cierto, también sería para nosotros, la primera vez que saldríamos del puerto de nuestra ciudad. Lo mejor del caso es que a nosotros que vivimos en Miami Beach, el puerto nos queda a menos de 20 minutos de la casa. Su ubicación es ideal para todos, incluso para los que no viven en Miami, es de muy fácil acceso, justo ubicada entre Fischer Island, Star Island, Hibiscus y Palm Island, los museos y el Downtown de Miami. Así que desde que llegamos a nuestra suite con veranda, podemos comenzar a disfrutar de la vista que nos ofrece esta inmejorable locación. El cuarto con una cama queen, una terraza y un amplio baño, tiene todo lo necesario para llegar, guardar tu ropa, sentarte a leer o descansar en el sofá un rato, asomarte a ver las vistas mientras te vas tomando un agua o una copa de vino blanco –frio- del mini bar. La idea de tomar un agua para comenzar suena muy poco glamorosa, pero la sed nos gana y optamos por tomar ambas.

Norwegian_Bliss_Mini-Suite

La mini suite con balcón

Día 1. (2:08 pm)

Comenzamos con nuestro recorrido por el barco. Lo primero que nos impresiona es ver que todo, absolutamente todo, además de ser nuevo, tiene un diseño mas contemporáneo, esta todo realizado con mejor gusto de lo que usualmente uno se imagina de un crucero de estas dimensiones. Los detalles de buen diseño se notan en las habitaciones, los pasillos, la iluminación de los espacios, las escaleras, los ascensores, las alfombras, las puertas, los materiales utilizados. Es decir se nota que en este caso, no se escatimó para convertir a esta nave en algo muy especial. Una paleta de colores cuidada y muy bien trabajada, en tonos mas cálidos bien combinados con azules y verdes. Vemos la hora y nos decidimos ir a almorzar al Garden Café, en la cubierta 16. Allí encuentras literalmente de todo lo que te provoque. Es un espacio de comida con cantidad de estaciones de comida variada y suculenta. Carnes, pastas, aves, pizza, comida hindú, quesos, frutas, postres, pescados y mariscos, y un casi infinito etcétera. Cada día además tienen un especial, de acuerdo a la región. Esa tarde para nuestra fortuna hay langosta, camarones, y mucho pescado. Pero no ante semejante banquete es imposible resistirse a probar los panes, quesos, y por supuesto los postres.

De allí continuamos el recorrido admirados por las dimensiones y características del barco. Vamos divisando los impresionantes tubos del Aqua Park que salen fuera del barco sobre el agua en una parte de su trayecto, los toboganes del Aqua Racer, la sofisticada pista de carrera de Go-kart de dos niveles, la cantidad y variedad de bares, cafés y restaurantes que posee el barco. Por algo la gente del Norwegian Bliss cree en el free style vacation. Ellos te ofrecen una gama casi infinita de opciones para que tu decidas cuándo, cómo, dónde y qué hacer, comer y beber, descansar, tomar sol, divertirte, o simplemente relajarte.

Seguimos caminando, hasta que nos toca el obligatorio drill. Allí conocemos la cubierta seis, nuestra habitación está en la 14. En la seis se encuentra una variedad de lugares de entretenimiento interesante. Se han hecho las 5 de la tarde y el barco saldrá en un par de horas, con la puesta del sol. Así que lo mas conveniente es regresar a la habitación, darse una ducha y prepararnos para la salida, y la cena.

Norwegian_Bliss_Go_Karts

La pista de Go-Karts

Día 1. (6:00 pm)

Para ver la salida del puerto, lo mejor es subir a una de las cubiertas de mas arriba. Quizás lo hagamos desde el deck 17, donde está la pista de trotar que da la vuelta al barco. Eso pensamos hasta que nos topamos en el camino –deck 15– con el lugar que inmediatamente se convertiría en nuestro espacio favorito durante todo el viaje: el Observation Lounge. La joya de la corona de esta nave. Sus dimensiones, las paredes de vidrio alrededor desde el piso al techo, la calidad de los materiales utilizados en sus espacios, desde las columnas, las alfombras, los pisos, el lujoso mobiliario, las barandas, los topes de cuarzo del bar, las mesas; todo, absolutamente todo lo referente a proporciones, paleta de colores, diseño integral, ambiente, servicio, es de primera categoría. Es un espacio muy bien logrado donde puedes tomarte desde un café, un desayuno ligero, un aperitivo antes de la cena, o unas copas después de cenar. Es un lugar donde puedes reunirte con amigos a conversar, tomar algo en el bar, puedes leer un libro, descansar o sencillamente recostarte en un chez lounge a disfrutar la vista sin hacer nada mas que ser feliz. Le doy 20/20 puntos a este espacio. Quizás lo único que se le podría pedir es un menú mas extenso para la hora del té. En este lugar nos quedamos a ver la salida del puerto, con una copa de champagne para brindar y agradecer por este nuevo viaje.

norwegian_Bliss_Food-Republic

Food Republic

Día 1. (8:30 pm)

Para la cena quisimos probar asiático en Food Republic. Un agradable y muy bien logrado ambiente contemporáneo con un menú de comida fusión pan-asiática. Varios de los platos estuvieron muy bien, al igual que el servicio de primera. Sin embargo cuando se tiene una carta tan diversa, algunas veces es posible no todos lo que se ofrece pueda tener la misma calidad.

Lo mejor que es una opción ligera y saludable, especialmente cuando tienes planificado seguir despierto por varias horas mas. El postre decidimos tomarlo en Coco’s una pastelería francesa con gran variedad de tortas, tartaletas, bombones, helados, gelatos, crepes, waffles.

Apuramos el paso para asistir a la función de las 10 de la noche de Jersey Boys en el teatro. El musical de Broadway cuenta con un montaje impecable. Pinta a la perfección la New Jersey de Frankie Valli and The Four Seasons, con la vida de unos chicos comunes de Newark que van construyendo a través de la música su camino al estrellato. Obviamente todos los hits Sherry, Big Girls Don’t Cry, Oh What a Night, y Can’t Take My Eyes Off You, reviven el fervor del público por el genial Frankie Valli.

Norwegian-Bliss_Ent_Jersey_Boys

Jersey Boys

Día 2. (1:09 am)

Lo mejor antes de dormir es dar un paseo por la cubierta 17, sentir el aire marino en la cara, respirar profundo y admirar la noche estrellada. Ha sido un día largo, pero antes podemos beber una copa en Spice H20 en la cubierta 19, un club al aire libre inspirado en Ibiza, donde podemos seguir contemplando las estrellas, mientras nos tomamos algo. La primera copa nos lleva a una segunda con la intención de despedir la noche.

Día 2. (6:40 am)

A pesar de que la cama, las almohadas, las sabanas, el colchón, y hasta la temperatura de la habitación es perfecta, mi reloj interno me despierta a minutos antes de las siete. Abro la cortina, salgo a la terraza y me siento a ver el amanecer, estamos justo frente a una isla de las Bahamas. Apenas acabamos de llegar, quizás eso fue lo que me despertó, sentí que nos habíamos detenido. Porque al fin y al cabo el movimiento suave entre las olas del mar, me ayuda usualmente a dormir mejor.

Nuevamente agradecer un nuevo día, tomar una ducha rápida y salir con Pedro al gym. Es la mejor hora para hacerlo, está muy fresco y podemos desayunar con mas apetito, y permitirnos comer lo que sea. Claro primero debemos atravesar todo el barco para llegar al otro lado donde se encuentran las instalaciones del spa y del gimnasio. Una rutina completa de cardio y estiramiento ayuda a despertarse, sobre todo cuando tu vista del océano es tan espectacular, como la que se tiene desde las caminadoras y las elípticas.

Norwegian_Bliss_Aqua_Loops

Los toboganes de agua

Día 2. (9:00 am)

Bañados, cambiados y con un apetito impresionante vamos nuevamente a Garden Café, después de todo es el lugar para comer que goza de unas de las mejores vistas del barco. Amén de una oferta gastronómica extensa y muy apetitosa. Huevos benedictinos, panqueques, omelettes, frutas, yogurt, granola, panes, pasteles, bollería, jugos, y todo lo inimaginable lo consigues en este lugar. La hora es perfecta para conseguir una mesa con vista, al lado de la ventana. El desayuno es la comida mas importante del día, y en este viaje con mas razón, así que nos tomamos el tiempo suficiente para explorar y probar lo que nos apetece. Pero igual, no tanto como para no poder ir a tomar sol.

Subimos nuevamente a nuestro lugar secreto, el mismo que descubrimos la noche anterior, durante el día es el mejor espacio para descansar en privado. Bueno en teoría es un espacio público, pero conseguirlo no es fácil, por lo que prácticamente se convierte en un espacio privilegiado para los pocos que nos atrevimos a explorar cada rincón de la nave. Las horas pasan muy rápidamente para nuestro gusto. Ya al mediodía, aún cuando tenemos una sombrilla, el cuerpo pide dar una vuelta, caminar o ir a algún lugar mas fresco.

Vamos a tomar un café y un té verde a Starbucks, acompañado de una torta de limón muy tentadora. Seguimos subiendo y bajando las escaleras para continuar el recorrido, vemos el casino, las boutiques, los otros restaurantes comedores, y llegamos de vuelta a la habitación para responder algunos correos electrónicos, descansar un poco, ducharnos y salir a almorzar.

Norwegian_Bliss_Cocos

Coco’s

Día 2. (2:00 pm)

En este crucero es imposible no pensar en comida, la vas consiguiendo en todas partes, hasta que nuevamente tienes ganas de comer. Claro también han transcurrido varias horas desde nuestro opulento desayuno. Pero qué y dónde comer? Cualquier persona diría una hamburguesa o una pizza al borde de la piscina. Pero en nuestro caso esa no es una opción desafortunadamente, porque no comemos carne ni deseamos todas las calorías de una pizza en una situación de traje de baño. Por lo tanto debe ser vegetariano o pescados. Nos decidimos por Los Lobos, tacos y sabor mexicano con mucho guacamole son justamente lo que necesitamos para seguir sonriendo.

Postre nuevamente lo comemos fuera, en Dolce Gelato . Allí sirven unos suculentos helados de chocolate, no tan perfectos para la dieta, pero cuando te comes únicamente una sola cuchara es ideal.

El clima no podría ser mejor, cielos azules, temperatura de primavera y un sol radiante. Rodeados de aguas azules y con una botellita de agua, nos preparamos para ir a nuestro private deck en Vibe Beach Club. Un par de horas, conversamos con una pareja que vive en Atlanta, y así el tiempo parece pasar aún mas rápido.

 

Día 2. (5:00 pm)

Regresar por una hora adicional al gimnasio, se convierte en tarea obligada. Debemos ayudar a nuestro cuerpo a balancear y quemar las calorías que estemos consumiendo de mas. Agregamos una rutina de pesas y finalizamos con 10 minutos de elíptica.

Ahora se impone una ducha, cambio rápido de look para ir a tomar un aperitivo, cenar, y salir al teatro.

Norwegian_Bliss_La-Cucina_rest

La Cucina Restaurante

Día 2. (7:10 pm)

Efectivamente el ser humano, es un animal de costumbres. Ya es el segundo día, y nuestra mente nos dirige sin pensarlo dos veces, directamente al Observation Lounge, como si se lo hubiéramos ordenado. Y allí nos encontramos tomando un sauvignon blanc, admirando el paisaje en un silencio cómplice con el océano.

Nuestra reserva para cenar esa noche con nuestros anfitriones es a las 8:30 pm, nos gusta ser puntuales, y así llegamos a La Cucina, el upscale restaurante italiano donde nos espera muy cordialmente Brian Poole. La comida y los vinos, tanto como la compañía de nuestro amable anfitrión, hacen de esta cena, un momento memorable. Nos recuerda que esa noche tenemos tickets para ir a ver la obra Havana a las 10:30 pm. Nos despedimos para ir a tomar un café a Coco’s, antes de dirigirnos al teatro.

Norwegian_Bliss_Observation-Lounge

El Observation Lounge

Día 2. (10:30 pm)

Entramos casi corriendo al teatro, allí se encuentran para el estreno de la obra, una cantidad de invitados especiales de Miami, como el alcalde de la ciudad, gran parte de ellos son cubanos o de familias de origen cubano. La historia de Havana, se desarrolla en la Habana, Cuba durante los años de Baptista, previos a la dictadura castro comunista, un romance dentro del ambiente de un night club de la capital. El diseño del vestuario y la dirección de arte y escénica son responsabilidad de Isabel y Rubén Toledo, quienes hacen brillar cada una de las escenas de este espectacular y colorido montaje. El sobrado talento y buen gusto de esta pareja de creativos hacen que valga la pena no perderse esta obra.

Ya es mas de la medianoche, y tanto café, música, color y sabores de nuevas experiencias no me permiten conciliar el sueño. El plan de ir a entrenar nuevamente a las 7 de la mañana se va esfumando. Lo mas conveniente es salir a tomar una copa de vino tinto para ayudar. Un último paseo por el barco nos hace descubrir a una divertida pareja italiana encargada del entretenimiento en uno de los bares. Vamos un rato a The Cavern Club por un trago, donde un grupo recrea todas los éxitos del grupo mas famoso de músicos de Liverpool: Los Beatles tienen un espacio dedicado a ellos.

Se hacen las 2 de la madrugada y ya el cuerpo comienza a pedir un descanso. Hay que complacerlo.

Norwegian_Bliss_Mixx-Bar

el bar Mixx

Día 3. (8:00 am)

Con todo ya empacado y listo para desembarcar, nos tomamos las próximas dos horas para disfrutar un desayuno de despedida en el Garden Lounge, una visita al Observatory Lounge, una caminata por la cubierta 17, y un capuccino doble en Starbucks.

La experiencia ha sido fantástica. Lo único que lamentamos es que haya sido tan breve. Ya cuando nos estamos acostumbrando a una rutina, nos toca bajarnos. Extraño sentimiento afectivo hacia este nuevo barco, el extraordinario Norwegian Bliss, al que esperamos regresar para vivir nuevas aventuras.

 

Día 3. (11:55 am)

Desembarcamos. Nos espera el carro que nos llevará a casa. Claro son 20 minutos nada mas que tenemos para olvidar esta extraña sensación de apego a la personalidad de este barco y su elegante cadencia.

El Norwegian Bliss continuó su viaje atravesando el Canal de Panamá hacia Los Angeles y de allí a Seattle. Durante el verano realizará cruceros a Alaska desde Seattle y en la temporada de otoño/invierno regresará a Miami para ofrecer cruceros por el Caribe.