Zaha_Hadid

7 frases para entender por qué Zaha Hadid es la gran dama de la arquitectura

1 abril, 2016
Por: Team Complot

La arquitecto iraquí Zaha Hadid fue la primer mujer que logró convertirse en un nombre imprescindible de la arquitectura. Sus diseños zoomórficos, convertidos luego en edificios, son verdaderas proezas de ingeniería que le valieron tantas criticas como elogios. Creía que las construcciones eran paisajes en sí mismas y que era necesario repensar sus limitaciones físicas. Sus obran parecen no tenerlas.

Para conocer los 10 edificios más increíbles de Zaha Hadid haz click aquí

Tras ella queda no sólo un legado profesional, sobre todo queda la lucha de una mujer que con su gesta vital inspiró a muchas mujeres árabes a estudiar arquitectura. Su determinación, su disciplina y su coraje acabaron con todos los prejucios: era mujer, era inmigrante, era árabe. Era Zaha Hadid “un planeta en su propia e inimitable órbita” como la describió Rem Koolhaas.

  1. “¿Qué he tenido que pagar más caro? El hecho de ser mujer, inmigrante, querer ser pionera, ser rica,… todo eso. La combinación entre una mujer inmigrante, árabe, autosuficiente y que hacía cosas raras no me facilitó nada las cosas”.
  2. “¿Seguirían llamándome diva si fuera un hombre? Si eres hombre, eres visto como alguien duro y ambicioso, pero, está mal visto cuando una mujer es ambiciosa. Creo que las cosas han cambiado en los últimos 20 años. Están mejor, pero sigue habiendo prejuicio”.
  3. “Quiero hacer edificios que produzcan un nuevo tipo de paisaje, que fluyan junto a las ciudades contemporáneas y las vidas de sus habitantes”.
  4. “Si hay 360 grados, no hay razón para restringirme a uno solo”.
  5. “Comencé creando edificios que brillarían como joyas solitarias. Ahora quiero formar una nueva clase de paisaje que crezca junto con las ciudades contemporáneas y la vida de sus habitantes”.
  6. “La forma en la que construyes los edificios hace que la gente se pregunte por cómo lo has logrado. Antes la gente iba a iglesias y catedrales para rezar, pero también se maravillaban por tener una relación especial con el edificio”.
  7. “Yo todavía creo en lo imposible”.