Basque Culinary Center - Foto de Terruella Trenchs

Basque Culinary World: un premio de 100 mil euros para un mundo mejor

10 Febrero, 2016
Por: Team Complot

Ya no basta con ser un buen chef de cocina, para ganarse 100mil euros, ahora la realeza del fogón deberá idear proyectos que ayuden a salvar el futuro gastronómico de nuestro planeta, según lo planteado en este nuevo concurso de cocina, denominado Basque Culinary World, creado por las autoridades vascas para incentivar la cultura gastronómica.

Más allá de un idioma tan sorprendente como el aire que se arremolina en sus montañas, el País Vasco es un ejemplo de progreso. Uno que no surge como fuerza unidireccional o hacia propósitos mezquinos.

En el marco de la Estrategia Euskadi-Basque Country, el gobierno de esta autonomía, propone una iniciativa que busca algo más que el simple amor por la cocina o por el placer de sumergirnos en un buen plato.

Se trata de un nuevo premio internacional que sorprendió a los chefs de todo el mundo a principio de febrero, pues ya no basta con cocinar bien o poder crear una experiencia memorable en los comensales. Para obtener una mención especial en el Basque Culinary World Prize los grandes nombres detrás del fogón deberán demostrar que la gastronomía puede ser una fuerza transformadora.

Ahora los chefs deberán inspirarse para crear sabores que impacten en la sociedad. Puede ser a través de una innovación culinaria, por la optimización de procesos, al crear proyectos sustentables, ideas que propicien el desarrollo económico y otras recetas para incidir positivamente en la industria gourmet.

Basque Culinary Center

Basque Culinary Center

En su primera edición, el Basque Culinary World Prize será otorgado por un jurado de lujo, integrado por los miembros del Consejo Internacional del Basque Culinary Center, presidido por el chef español Joan Roca. Incluye a Gastón Acurio de Perú; a Ferran Adrià de España; a Alex Atala de Brasil; a Dan Barber de Estados Unidos; a Heston Blumenthal de Inglaterra; a Massimo Bottura de Italia; a Michael Bras de Francia; a Yukio Hattori de Japón; a Enrique Olvera de México, y a René Redzepi de Dinamarca.

El ganador recibirá la favorecedora suma de 100.000 euros, que obviamente, serán cedidos a algún proyecto que sirva como “melting pot” de soluciones y demuestre el poder transformador de la cocina. Más allá de un placer de sibaritas, la alimentación es uno de los principales conflictos no resueltos de la modernidad.

Para participar como creador en esta competencia tan inteligente, los candidatos deberán ser nominados por otro profesional activo del gremio, es decir, por algún cocinero, restaurador, productor, escritor o periodista gastronómico o por instituciones del sector. Las nominaciones se cierran el 30 de abril de 2016 y no es sino hasta julio que conoceremos al ganador, mientras que una gran gala en septiembre servirá como punto de encuentro para lograr más ideas con buen gusto.

www.basqueculinaryworldprize.com