Carmela Osorio

Carmela Osorio, con muchas ganas de comerse al mundo

30 noviembre, 2015
Por: José Ricardo Rojas / Fotografías cortesía de Carmela Osorio / Ricardo Morvay

Trabajar en Donna Karan, ser pasante en Ralph Lauren, ser estilista en Armani Exchange y ganar el Council of Fashion Designers of America Liz Claiborne Scholarship Award son algunos de los de logros que ha obtenido esta diseñadora de tan solo 22 años.

Su historia es de esas que podemos llamar edificantes. Carmela Osorio ha logrado desafiar todas las adversidades de ser una inmigrante en Estados Unidos. Llegó, como tantos, solo por un rato. Su hermana también estudiaba diseño en el SCAD y fue junto con su madre a visitarla. Allí las ansias de una vida mejor impulsaron a su progenitora a tomar la decisión de quedarse. Obtuvieron los papeles de residencia gracias a la ayuda de su Iglesia. “Al principio todo fue muy difícil, porque llegar a Estados Unidos implica que hay que trabajar desde abajo y desde cero, y darte cuenta que no se tienen los lujos como los que tienes en Venezuela, por ejemplo un carro, que alguien te ayude en la casa, o que la gasolina sea barata”.

Pero los esfuerzos rindieron sus frutos, Carmela logró estudiar tanto diseño como mercadeo de moda simultáneamente en el Savannah College of Art and Design, universidad que cuenta con uno de los mejores programas de moda del territorio norteamericano, y todos los conocimientos adquiridos le han permitido iniciar su carrera como diseñadora con muy buen pie.

Carmelá

La roca en todo esto fue la madre de Carmela, a quien define como su mejor amiga, su inspiración y su confidente. “Para mi mamá comenzar de cero y con un idioma que no dominaba fue muy difícil, más aún teniendo tres hijos que dependían de ella. Vivir en Estados Unidos es vivir con un presupuesto y vivir con todo planeado. Uno no vive con los mayores lujos, pero eso te hace quien eres, y te hace darte cuenta que la mayor satisfacción no viene del dinero, sino de tus logros”.

Y esos logros los demuestra con el currículum que tiene, pero tener uno tan extenso como el de ella no fue una tarea fácil. Todo empezó cuando con 18 años de edad se fue del país y decide estudiar moda. Para poder lograrlo Carmela se dedicó a aplicar en varias universidades, siendo el Fashion Institute of Technology, Parsons y SCAD sus tres principales opciones, también otra meta era obtener las becas necesarias para realizar sus estudios. Fue aceptada por las tres universidades, pero al final escogió SCAD, “porque me ofrecía cuatro meses de vacaciones para trabajar y una beca del 80%, y al llegar a ella me di cuenta que es una universidad increíble y me daban más oportunidades de becas”, y gracias a SCAD se va a Hong Kong por tres meses, donde también trabajó como pasante en la producción del gigante norteamericano Ralph Lauren.

Carmela llega a Ralph Lauren gracias a su pasantía en DKNY, “estuve nueve meses con Ralph, seis en Estados Unidos y tres en Hong Kong, que fue una experiencia increíble, porque pude ver todo el proceso de producción y de manufactura a gran escala”. Esta pasantía la ganó gracias a un proyecto que creó para la compañía, compitiendo con 500 estudiantes de moda. Su proyecto fue el ganador e incluso fue adaptado a las colecciones de la empresa.

Carmelá--2

A pesar de sus éxitos, Carmela está muy clara que todo lo que es y todo lo que hace se lo debe en gran parte a Venezuela. “Mira, yo amo a mi país, y como venezolana siento que le debo todo lo que soy a él y a mi familia, que me apoya desde el principio. Mi cultura está arraigada en todo lo que hago. Crecer en Venezuela me hizo quien soy ahorita”. Lo folclórico y colorido de esta tierra es algo que la inspira constantemente e incluso está presente en sus diseños. Por eso dice que quiere volver a Venezuela y mostrar su trabajo: “porque la patria llama, porque quería demostrar que hay una venezolana que está haciendo esto en el exterior y que está triunfando, y porque adonde quiera que vaya, me presento con mi nombre y digo que soy venezolana”.

El punto más alto de lo que lleva de una carrera que es exitosa, fue ir a los CFDA Fashion Awards, y que Steven Kolb, el CEO del CFDA la anunciara como ganadora de la beca Liz Claiborne: fue un sueño hecho realidad. “Fue el mejor día de mi vida”, sentencia satisfecha.

www.carmelaosoriolugo.com

Películas

12 Years a Slave

«La historia me conmovió mucho. Siento que la película fue muy bien lograda y la actuación de su elenco la hizo aún más exitosa»

The Pursuit of Happyness

«El mensaje de la película es mi “modus operandi”, mi día a día, mi motivación. Esta película me recuerda que no hay imposibles en la vida, que el dinero no da la felicidad, sino las ganas que uno le pone a la vida para conseguir lo que uno quiere y el amor familiar»

Dior and I

«El mejor documental que he visto, porque muestra la forma en la que la casa Dior está expuesta y como Raf Simons se inspiraba y creaba»

The Grand Budapest Hotel

«De todas, posiblemente mi favorita, no solo la producción, sino la toma de imágenes, la escenografía, el arte en cada una de las tomas, el vestuario, la forma peculiar e innovadora de Wes Anderson de dirigir una película tan mágica»