cindy crawford cumple 50 años

Cindy Crawford se despide de la moda

1 febrero, 2016
Por: Team Complot

Modelos hay millones, “super modelos” solo unas cuantas pueden ostentar tal título y pertenecen a una generación de oro. Esa misma generación cuyo rostro podía aparecer en cualquier rincón del mundo, anunciando hasta el producto más insignificante y ganando millones al año con contratos de exclusividad que hoy harían delirar a cualquiera firma.

Cindy Crawford fue por supuesto una de estas musas. Y entre 1980 y 1990 su nombre se convirtió en la gran referencia de belleza norteamericana. Un lunar provocador y cara de niña buena le permitieron desfilar para todos los grandes.

Este Febrero la modelo cumple 50 años y ha decidido retirarse el ojo público. Una decisión que muchos han calificado como “sabia” y que otros ven como un paso hacia atrás en los logros de la industria de la moda y sus estrictos cánones de belleza.

Cindy se encuentra en pleno tour por Estados Unidos, promocionando su libro, una guía llamada “Becoming Cindy Crawford” que ya se ha convertido en un éxito de ventas y en el que asoma cuán sacrificada puede ser la industria que la hizo millonaria.

Y aunque Hollywood nos ha hecho creer que todos son flashes y cocteles, la modelo afirmó recientemente para la revista de United Airlines que “ya no se ve como cuando tenía 25 años y no quiere decepcionar a nadie, quizá sea la chica sureña que vive en mi”, comenta.

Hace unas semanas dejaba a todo el mundo con la boca abierta al posar como una diosa olímpica en la más reciente campaña de Balmain, en un intento del diseñador Olivier Rousteing de reunir a las grandes divas de los noventa.

cindy crawford balmain

Balmain.com

Pero quizá sea momento para dejar que una nueva generación de el gran salto. Su hija, Kaia de 14 años parece ser la próxima gran promesa de las pasarelas e imaginamos que Cindy quiere estar muy cerca para poder darle todos los consejos que la convirtieron en la mujer más sexy por décadas.

Loved meeting these Angels.

A photo posted by Kaia Gerber (@kaiagerber) on