Hugh Hefner Taschen Playboy

Hugh Hefner, el verdadero playboy

10 febrero, 2016
Por: Ana María Khan

Hugh Hefner, el famoso fundador de Playboy nunca ha dejado de acaparar titulares de prensa. Rodeado siempre de hermosas mujeres, tanto en su vida personal como en la profesional, declara a voz en cuello y bata de seda mediante, que Jennifer Aniston supera en sex appeal a Angelina Jolie, observa desorbitado las poderosas razones de Pam Anderson, desnudista oficial de sus cumpleaños, y en vez de despecharse por Kendra Wilson, la sustituye por un bombón ucraniano de tan solo 21 años de edad.

A photo posted by Hugh Hefner (@hughhefner) on

Todo hombre ha de seguir un ideal. Y si no lo conoce ha de inventárselo. Hace 63 años un padre primerizo de 27 años empezó en su cocina lo que más tarde sería una de las revistas más influyentes del siglo XX. Playboy fue más que un catálogo de cuerpos perfectos. Dentro de sus páginas estaban todos los indicios de lo que estaba por venir. Una desconocida llamada Norma Jean, la inmortal Marilyn Monroe, apareció desnuda en la portada de su primer número.

Playboy first edition

Primera edición de Playboy con Marilyn Monroe en portada

Renovó por completo el género de la entrevista: sus periodistas podían seguir por meses a sus víctimas y regresar con un sin fin de horas de grabación. En sus páginas se discutió la discriminación racial, le dieron voz a militantes políticos como el musulmán Malcolm X y a Martin Luther King. Fue uno de los medios más críticos contra la guerra de Vietnam, de hecho allí aparecieron los diarios del ex marine Ron Kovic que nació un 4 de julio. Pero quizás el momento cumbre ocurre a los dos años del estallido del caso Watergate, cuando Playboy publicó en fascículos -antes de que el presidente Richard Nixon renunciara- el libro «Todos los hombres del presidente», donde los periodistas del Washigton Post, Bob Woodward y Carl Bernstein, dan cuenta del escándalo que manchó la figura del presidente norteamericano.

La investigación mutó en best seller y éste como un virus alcanzó a Hollywood. En 1976 se estrenó un film protagonizado por Robert Redford y Dustin Hoffman. Hugh Hefner llegó a declarar que de no ser por las conejitas, hubiera tenido una revista literaria. Y la tuvo. Por su despacho pasaron algunos de los nombres más importantes de la literatura contemporánea. Arthur Clarke presentó por entregas 2001: Odisea en el Espacio y George Langelaan publicó La Mosca. Las palabras de Henry Miller, Lawrence Durrell, Vladimir Nabokov, Jack Kerouac, Truman Capote, Phillip Roth, John Updike y hasta Gabriel García Márquez encontraron allí su sitio.

A photo posted by Hugh Hefner (@hughhefner) on

Playboy era el espejo del mundo. Uno que incluía mujeres, sexo, drogas, rock and roll, gente negra, poesía y política. Suya hizo la frase de Terencio: «Nada humano me es ajeno». Para corroborarlo Taschen edita Hugh Hefner’s Playboy, una descomunal antología que reúne toda clase de documentos inéditos. Allí se ve desde la cama hasta el avión. El barco y el patín. ¿Mujeres? Of course. Pero sobre todo y ante todo, el universo de un hombre, que detrás de cada rubia -y fueron más de mil- buscó la esencia romántica de las canciones de Cole Porter. Tal vez no dio nunca con ello, pero mientras tanto se inventó un mundo a la medida de sus necesidades. Un mundo parecido a sus sueños.

Oct 20 1979 Village People concert inside the #playboymansion #scrapbooksaturday #atthemansion

A photo posted by Hugh Hefner (@hughhefner) on