MR-CHOW-Miami-Beach

¿Conoces la experiencia de cenar en Mr. Chow Miami?

24 Noviembre, 2016
Por: Leonardo Dávalos

Si amas la comida china, ser atendido a cuerpo de rey, y vives o visitas la ciudad de Miami, entonces estoy seguro de que amarás comer en el restaurant Mr. Chow en Miami Beach. Lo podríamos definir como una suerte de Chinese Haute Cuisine, quizás no tanto por el ingenio de su gastronomía como por la experiencia en sí que constituye comer en Mr. Chow.

Si retrocedemos en el tiempo, veremos como el primer restaurante Mr. Chow abrió sus puertas en Londres en 1968, sirviendo auténtica comida china de Beijing con platos como Chicken Satay y Ma Mignon. A ese rotundo éxito en la urbe británica, le siguió una expansión en los Estados Unidos, abriendo su primer restaurante de este lado del Atlántico – o del otro lado del Pacífico como lo quieras ver- en Beverly Hills en 1974. Al que le seguiría una siguiente locación en la elegante 57th Street de Nueva York, en 1978; y otra en Tribeca, New York, en 2006. La quinta plaza fue esta de la que hablamos aquí, en el Hotel W de Miami Beach en el verano de 2009. A la que le siguieron la de Malibú Country Mart en 2012 y en el icónico Caesars Palace de Las Vegas en 2015.

Caviar Russe Miami, la capital del caviar ahora queda en Brickell

Por lo que se puede ver el restaurante Mr. Chow ha apuntado desde sus inicios a locaciones emblemáticas y lujosas. Pero no en vano llevan más de 50 años disfrutando de una espectacular clientela de famosos, que disfrutan durante su cena el Handmade Noodle Show, una vistosa ceremonia de preparación de los deliciosos noodles por uno de sus chefs.

Mr-Chow-MIAMI-FRONT-VIEW

Para sentirnos como una de las estrellas y famosos que ya vivieron esa experiencia y comer lo que comieron legendarios del cine, la música, la moda, el arte, el deporte y figuras mundiales como Marlon Brando, David Beckham, Anouk Aimee, Ingrid Bergman, Orson Welles, Andy Warhol, Gisele Bundchen, Orlando Bloom, Tom Cruise, Fellini, Leonardo di Caprio, Tom Ford, el Rey Hussein de Jordania, John Lennon, Karl Lagerfeld, o Sophia Loren, decidimos atender la invitación a una especial cena de degustación en Mr. Chow.

Flexeterian será la tendencia gastronómica más importante del 2017

Mientras camino por el elegante corredor de entrada del restaurante, voy imaginando la vida de su creador, Michael Chow, nacido en Shanghai, en el seno de una familia culta y acomodada. Su padre Zhou Xing Fang, un gran maestro de la legendaria Ópera de Pekin, lo envió a estudiar boarding school cuando Michael Chow tenía 13 años. Luego entró en la prestigiosa Saint Martin School of Design y aunque su pasión era la pintura decide estudiar arquitectura, porque vio que triunfar como artista plástico le costaba demasiado. Luego de trabajar como diseñador de interiores, realizando peluquería y restaurantes en Londres, y con su interés de unir su vida actual occidental con su origen oriental, decide abrir su primer restaurante en Knightsbridge, en Londres, trayendo la grandeza de China al centro de la capital de la cultura Británica.

El mesonero de impecable uniforme blanco diseñado por Armani, nos sienta en una mesa central. Si, el mismísimo Giorgio Armani quedó impactado por el elegante diseño de Mr Chow en la década de los 80, cuando visitó el de Nueva York, y le envió los uniformes desde ese entonces para todo el personal de sala. Luego Michael Chow, diseñaría para Armani la boutique de Rodeo Drive en 1987 y la del Bellagio en Las Vegas en 1999. Realmente una asociación de lujo. Y es que el diseño de cada uno de los locales lo realiza Michael Chow en persona, agregando arte y puertas de Lalique originales a cada uno de ellos. La doble altura del espacio contribuye a crear una atmósfera de gran lujo donde el punto focal es el impresionante chandelier dorado con cristales de Swarovski de 123 pies de extensión, diseñado por Chow, que cubre todo el techo del comedor central.

Una cena inolvidable al estilo Taittinger en Miami

Antes de comenzar y sin mucho preámbulo me doy cuenta del carrito de champagne que han colocado a mi lado para que seleccione cual de ellas se me antoja esta noche para la cena. La decisión es difícil, no obstante lo dejamos en manos del maitre’d quien sirve una deliciosa Ruinart Blanc de Blancs, mientras detallo el lujo de los detalles del espacio. Las flores, la iluminación apropiada, los impecables mesoneros de blanco, los manteles, el carrito de champagne. Sin querer y conversando con nuestro ameno grupo, me doy cuenta que ya he bebido dos copas y aún no ha comenzado la cena.

Mr-Chow-Dressed-Live-Dungenes-Crab

Dressed Live Dungenes Crab

Detengo mis ímpetus y los del gentil mesonero que se apresta a llenar nuevamente mi copa. Y llegan los famosos Chicken Satay con salsa de maní, Beijing Oyster, Chicken with Lettuce, este es uno de mis favoritos junto con el satay de pollo. Las hojas de lechuga fresca las conviertes en una especie de tacos y las rellenas de pollo o carne. El Chicken Curry Puff también es un imperdible, son unos deliciosos pastelitos rellenos de pollo al curry. Y para cerrar las entradas trajeron los Glazed Prawns, langostinos con nueces, el plato favorito de Pedro.

Mr-Chow-dinner

Ma Mignon, Vegetales

Una pausa en la que decido cambiar ahora mi copa por una de Laurent Perrier Rosé. No se si por el mismo tono rosado, pero luego de esta copa me subieron aún mas los ánimos. Quizás es el efecto del “todo”. El lugar, el grupo, la comida, la bebida. Y llega una segunda ola de platos. Los Shrimp Water Dumplings y los Vegetarian Dumplings a pedido mío estos segundos. El Steamed Sea Bass con jengibre y cilantro; el Dressed Live Dungenes Crab, un cangrejo servido en la concha de mar, sobre una cama de clara de huevos. Y finalmente el famoso Ma Mignon, un filet mignon muy apetitoso preparado según la receta original desde la apertura de su primer local en 1975. Estos platos acompañados de raciones de vegetales con merey, y arroz al vapor.

Mas champagne para la mesa, rosada naturalmente ahora, para darle la bienvenida a la estrella de la noche. El Pato Pekinés, cortado y servido por el chef desde una mesa lateral auxiliar a la nuestra. Una experiencia en si misma es contemplar el trabajo metódico, del chef mientras lo sirve. En la mesa ya se encuentran colocadas las crepes en las cuales cada comensal se prepara su bocado al gusto. Con salsa de ciruela, picante, el cebollín, para completar esta tradicional ceremonia del pato emblemático de Mr. Chow.

Mr-Chow-pato-pekines

Preparación del Pato Pekinés

Una última copa de champagne -para completar la media docena- antes de pasar al postre, que amenaza con ser un abundante banquete, de naranjas dulces con menta, un nutella swirl cheesecake, los refrescantes lychees, las naranjas con Grand Marnier y la gran favorita: torta de chocolate Valrhona con oro de 23 kilates.

Con el rico gusto del chocolate y de una muy grata experiencia nos despedimos de un espacio culinario que me deja un sabor inconfundible a gran celebración.

Mr. Chow Miami

W South Beach, 2201 Collins Ave, Miami Beach, FL 33139

Teléfono: +1 305-695-1695

www.mrchow.com