Svalbart-Global-Seed-Vault

El Arca de Noé para las semillas del mundo

3 marzo, 2020
Por: Pedro Maal

En la remota isla de Spitsbergen en el archipiélago noruego de Svalbard, localizado al norte del circulo polar ártico, se encuentra la Svalbard Global Seed Vault. Una bóveda ultra segura que guarda copias genéticas de semillas de casi todas las especies vegetales del mundo, para protegerlas de una catástrofe.

En todo el mundo, más de 1.700 bancos de genes tienen colecciones de cultivos alimentarios para su custodia, sin embargo, muchos de ellos son vulnerables, y están expuestos no solo a catástrofes naturales y guerras, sino también a desastres menores, como la falta de fondos o la mala gestión.

Svalbard-TheVault
La entrada a la bóveda. foto: Crop Trust

El reconocimiento de la vulnerabilidad de los bancos de genes del mundo fue lo que generó la idea de establecer una bóveda de semillas global para servir como una instalación de almacenamiento de respaldo. El propósito del Svalbard Global Seed Vault es almacenar duplicados (copias de seguridad) de muestras de semillas de las colecciones de cultivos del mundo en un lugar que ofrezca el máximo de seguridad.

En 1984 el Nordic Gene Bank (ahora NordGen) estableció un primer depósito para semillas en una mina abandonada en las afueras de la helada Longyearbyen en Noruega, que demostró no ser el ideal.  En 2001 se comenzaron los estudios y conversaciones para establecer un depósito global y cuando el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura entró en vigencia en 2004, se estableció el marco legal que permitió la existencia del Banco Mundial se Semillas.  El gobierno de Noruega se comprometió a construir la bóveda en 2004 y luego de un estudio, se decidió que la localización de Svalbard era la ideal por varias razones.

Svalbart-seed-vault-complex
Spitsbergen, Noruega. foto: SGSV/Riccardo Gangale

El archipiélago está localizado en una zona desmilitarizada, pertenece a Noruega, uno de los países mas estables políticamente y socialmente del mundo, y está alejada de todas las zonas de conflicto del planeta. Es el punto más al norte al cual se puede acceder en vuelo comercial, lo cual lo convierte en una locación remota pero accesible y además el área es geológicamente estable y la humedad es muy baja.

Svalbart-seed-vault-interior
Los túneles que llevan a las bóvedas. foto: SGSV/Riccardo Gangale

La bóveda está construida a 130 metros sobre el nivel del mar para evitar inundaciones y a 100 metros de profundidad dentro de la montaña en la isla de Spitsbergen, lo cual permite aprovechar el “permafrost” (fenómeno que ocurre cuando el terreno se mantiene congelado todo el tiempo) para garantizar las temperaturas necesarias de -18º C naturalmente.

La bóveda fue diseñada por el arquitecto finlandés Peter Söderman y es responsabilidad del Ministerio de Agricultura y Alimentación de Noruega. El fondo Crop Trust es responsable de proporcionar los recursos para su funcionamiento y NordGen se encarga de gerenciar la bóveda y el manejo de las semillas.

Svalbart-vault-the-artwork
La obra «Perpetual Repercussion» de Dyveke Sanne. foto: SGSV/Riccardo Gangale

En la entrada a la bóveda, un volumen de concreto que sobresale de la roca, se encuentra localizada a lo largo del techo y sobre la puerta, la obra de arte Perpetual Repercussion, realizada por el artista noruego Dyveke Sanne. En verano sus varios espejos reflejan la luz polar y en invierno cables de fibra óptica iluminan la edificación.

Svalbard-TheVault-115
La bóveda con las cajas negras de semillas. foto: Crop Trust

Según los tratados internacionales, los depositantes de las semillas son los propietarios de las mismas y son los únicos que pueden hacer “retiros” y abrir las cajas negras. Pero también acuerda poner a disposición, de sus propias existencias, muestras de los recursos de semillas depositados con fines de investigación, fitomejoramiento y educación.

La Svalbard Global Seed Vault se inauguró el 26 de febrero de 2008 con el depósito de mas de 320 mil semillas y con el ultimo depósito realizado el 20 de febrero de 2020 se superó el millón de semillas en las bóvedas y se aumentó el número de depositantes a 85.

Svalbard-TheVault-Gene-Bank-samples
Muestras de semillas y su empaque especial. foto: Crop Trust

El primer “retiro” de semillas lo realizó en 2015 el Centro Internacional de Investigaciones Agrícolas en las Areas Secas (ICARDA), que luego de la destrucción en 2012 de sus instalaciones y depósitos en Aleppo durante la guerra civil en Siria, restableció su banco genético en Marruecos y el Líbano en 2015 utilizando sus semillas depositadas en Svalbard. En 2017, luego de reproducir sus cultivos, regresaron las semillas al depósito noruego.  

Un proyecto que intenta proteger la información genética vegetal del planeta para las futuras generaciones, lejos de los conflictos y la geopolítica. Cualquier país u organización mundial puede guardar sus semillas en la bóveda, sin ninguna restricción política o diplomática. El salvaguardar la existencia de la raza humana está por encima de esas consideraciones.

Svalbart-seed-vault-exterior_o
La puerta de entrada a la bóveda. foto: SGSV/Riccardo Gangale