pez-leon

El Pez León, el nuevo asesino del Mar Caribe

5 noviembre, 2015
Por: Team Complot

Este pequeño pez ornamental te puede parecer muy hermoso a primera vista, pero no te engañes, y presta mucha atención porque lo último que deseas es conseguirte con él. Sumamente venenoso, este “pececito” originario del Océano Pacífico Occidental, se ha convertido en el mayor depredador del Mar Caribe, destruyendo todo a su paso, dando así una estocada grave al ecosistema marino. Con una tasa de reproducción que sobrepasa a la de los conejos y sin ningun enemigo conocido, es actualmente el principal problema ecológico de la cuenca del Caribe.

Nos cuentan que llegó del Pacifico Occidental para adornar con su colorida ferocidad las peceras. Encerrados en una cárcel de vidrio para prevenir el contacto con este voraz predador, que podría causar un dolor insoportable a quien apenas intente rozar sus venenosas aletas. Pero aún no se sabe a ciencia cierta cómo llegó hasta aquí. Desde que la invasora especie puebla el Mar Caribe se ha convertido en el enemigo público número uno de la biodiversidad de estas aguas.

El “Pterois volitans”, perteneciente a la familia “Scorpaenidae”,  aunque no es oriundo de las cálidas aguas del Mar Caribe, las encuentra extraordinarias para vivir y desarrollarse. Tanto así que no deja de reproducirse de forma desmesurada, con lo que lentamente va dañando a los arrecifes de coral, a los pastos marinos y a los manglares. Es un animalito voraz, con un insaciable apetito. ¿Y qué come? Pues otros peces. El pez león tiene una alta eficacia en la depredación de peces y crustáceos. Es decir, se come todo lo que consigue a su paso. Con lo que se va colocando bien arriba en la cadena de depredadores, y como no conoce enemigos naturales, nadie en el mar se los come. O casi nadie. Unicamente el último eslabón de la cadena alimenticia: el hombre.

Así, se estima que la invasión de esta especie en las aguas del Atlántico Occidental debe haber ocurrido a partir de 1992, cuando al menos seis de estos peces fueron liberados en la Bahía de Biscayne (EEUU) al romperse el acuario que los contenía durante el paso del huracán Andrew.  Desde ese entonces, el pez león ha seguido en su avance hacia el sur,  habiendo sido reportada ya su presencia en Las Bahamas (julio 2004), en Cuba junto a Turks & Caicos (julio 2007), en República Dominicana (mayo 2008), en las Islas Caimán y Jamaica (inicios 2008), en Santa Cruz (Islas Vírgenes EEUU, junio 2008), en Haití (julio 2008), en Puerto Rico (noviembre 2008), en Belice (diciembre 2008), en Colombia y  Venezuela (diciembre 2008), en México (enero 2009), en Costa Rica, Panamá y Honduras (mayo 2009), en Aruba (septiembre 2009), en Bonaire (octubre 2009)  y ya se han encontrado los primeros especímenes en las costas de Brasil el año pasado.

La presencia del pez león en las tibias aguas del Caribe podría causar una debacle ecológica gravísima, sino se controla el crecimiento de su población. Y aunque los vegetarianos del mundo peguen un grito o se resistan, una de las formas más efectivas y menos contaminantes de detener su avance, es cazándolo y comiéndolo. Afortunadamente el veneno no se encuentra dentro así que su suave y apetitosa carne es apta para el consumo humano. En algunas islas del Caribe se premia a los buzos que lo pescan, y hasta se les proporciona el trinche necesario para cazarlo, ya que los buzos no se pueden acercar a ellos porque las aletas de este asesino en serie, contienen un poderoso veneno en sus extremos. Así que si deseas ayudar al ecosistema, la próxima vez que salgas a comer pescado, te sugerimos ordenar pez león.

Si quieres ver recetas para preparar este delicioso pescado, haz click aquí.