Marc Antoine Coulon

En los trazos seductores de Marc-Antoine Coulon

14 abril, 2016
Por: Ramón Barreto / Ilustraciones: Marc-Antoine Coulon - Foto: Marc-Antoine Coulon

Para ser honestos, ¿quién no quiere ser parte del colorido imaginario de Marc-Antoine Coulon? El ilustrador de moda capaz de transformar simples looks en verdaderos statements.

Son sus trazos firmes y sensibles los que conmovieron a Inès de La Fressange y desde hace algún tiempo es el favorito de directores creativos, editores, modelos y todos los que desean ser bien inmortalizados por sus pigmentos.

Grandes campañas, productos de lujo, millonarios que prefieren no ser mencionados, su espíritu fresco no se deja viciar por las pretensiones. Coulon sigue siendo un alma fresca, capaz de llevar la sobriedad a otro nivel. Y aunque sepa a la perfección (y por mano propia) cuáles son las últimas tendencias, él conoce la verdadera elegancia que se oculta detrás de un jean y una camisa blanca.

El color de Antonio Lopez, las formas duras de Constance Wibaut, los retratos aéreos de Just Jaeckin y la pluma de Mauro Balletti, puede que sean sus grandes referencias, pero Marc-Antoine Coulon ha logrado posicionarse con un estilo sustentado en la seducción, algo que a este francés de melena castaña y mirada profunda no le cuesta en lo más mínimo.

 

¿Cuándo comenzó la pasión por dibujar?

A decir verdad siempre me recuerdo dibujando. Uno de mis primeros recuerdos es a los 2 años, jugando con un creyón azul y otro azul marino, me recuerdo mezclando estos colores. Todas las primeras memorias están llenas de azul. Más adelante, el asunto se tornó más serio y mis primeros trabajos fueron para la industria musical y también para la del cine. Afiches, carátulas de álbumes…

¿Y quién fue la gran primer mujer que pasó por tus pinceles?

Mi gran salto a la fama fue gracias a Marpessa Hennink, la famosa modelo en los años noventa, luego embajadora de la sección de Alta Moda de Dolce&Gabbana. Ella se encargó de publicar el retrato que yo hiciera para acompañar este capítulo de la marca y salió publicado en varias revistas de Italia. Ella también me impulsó a entrar al mundo de la ilustración de moda.

marpessa

¿Cómo desarrollaste ese grado de sensibilidad para plasmar el cuerpo de las mujeres en tus dibujos?

Que bueno que lo veas así. Creo que es algo que nació al ver a mi madre maquillándose, era algo que me fascinaba. Ver cómo lo hacía de una manera tan bonita, tan elegante.

De igual forma la moda de los años 70’s me ha inspirado mucho. Esas mujeres que no temían llevar el cabello largo. A decir verdad, las mujeres de esa época en Francia tenían una cosa muy seductora.

Así que siempre me propongo plasmar ese misterio que se crea cuando las mujeres se maquillan frente al espejo, se trata de un tema muy femenino, que la mayoría de los hombres desconocen. Es algo que podría ser descrito como mágico, fascinante. Pensar en que las mujeres comienzan este proceso de “mettre en valeur”, con unos trazos tan precisos, casi profesionales y al final te das cuenta de que para ellas es algo rutinario, una práctica común.

Screen shot 2016-04-13 at 4.54.40 PM

¿Por qué estás tan conectado con Italia?

Mi abuela era italiana, así que es algo que me corre por la sangre. En mi cara hay algo italiano, así que creo que hay algo en mis ojos que viene de ahí. Los italianos tienen una concepción de la elegancia, la belleza y el maquillaje y creo que me encuentro a mí mismo inmerso en eso, en la forma que tienen de llevar la ropa, de caminar. Mi lado italiano es muy sensible.

¿Cuál es la mejor hora para dibujar?

Para mí es la noche. Es como todo, en la noche podemos hacer las cosas que durante el día no son posibles, y es que en realidad, todo lo que hago en el día es lo que me inspira a dibujar por las noches.

Catherine1

¿Cuál es el mejor lugar para dibujar fuera del atelier?

Hace unos años necesitaba estar obligatoriamente en la mesa de mi casa, pero luego te das cuenta de que hay que buscar otras situaciones, más o menos luz, gente, en silencio… Ahora creo que soy capaz de dibujar en cualquier lado.

Es común en la ilustración de moda omitir las caras y hacer énfasis en la ropa, pero tú siempre hablas de la necesidad de darle un rostro a tus dibujos. ¿Esto es porque tus clientes son personas conocidas?

También hago retratos de personas que no lo son. El tema con los rostros y las historias tiene que ver conmigo, luego de una campaña o un photoshoot, soy yo el que construye una nueva historia con la persona que posa para mi.

Me pasa que al dibujar a alguien puedo estar sin parar por dos o tres horas frente a la modelo. Intento hacer lo que se hacía antes, evocar cierto erotismo. Es algo muy particular porque en este espacio de tiempo acepto que yo debo caer rendido, enamorarme profundamente de mi modelo, la veo con ojos de amor, y poco a poco voy viendo como ella acepta ser seducida durante esas horas en las que capturo su esencia.

Catherine2

Toda una experiencia entonces…

En efecto, aspiro a que sea una experiencia para mis modelos y también para mí. Se trata de una experiencia real. Es cierto que puede ser complicado el tema de posar, pero trato de que sea un momento agradable, que aflore la personalidad y toda la confianza de la persona frente a mi. Esto ocurre luego de haber discutido muy bien cuáles son las expectativas de ellos y al final viene el gran momento: mostrárselos. Lo disfruto como un niño pequeño de 5 años.

Hace unas semanas sorprendiste al mundo con un retrato de Isabella Rosellini y su reconciliación con Lancome… ¿Qué viene ahora?

Hay muchos proyectos en camino. Algunos no los puedo comentar por la exclusividad de las marcas de lujo para las que trabajo, en especial uno con una famosa firma de maquillaje. Pero viene una exposición con mis trabajos que va a durar un año entero en el Bon Marché de París, también saldrá próximamente un libro en Canadá y sigo con mis dibujos para Van Cleef & Arpels.

¿Cuál es el reto más grande al terminar cada retrato?

Pienso que es dejarle el espacio a los espectadores para que sean ellos quienes formen una opinión sobre lo que hice. Creo que es importante dejar que ellos se hagan su propio film en la cabeza luego de mirar mis dibujos. Puede que hayan algunas ideas sugeridas, porque voy dejando pistas, pero siempre busco que la gente construya su propia historia y se involucre con la pieza de una forma muy íntima, más personal.

Quién

Marc-Antoine Coulon

Dónde

19 rue de Varenne, 75007 Paris.

Agencia Galuchat.

www.marc-antoinecoulon.fr/