Forte-Dei-Marmi-Miami

Forte dei Marmi, el lugar donde ir a cómer italiano con clase en Miami

9 Marzo, 2017
Por: Leonardo Dávalos Tamayo

Un nuevo restaurante italiano abre sus puertas en South Beach, Forte dei Marmi y viene con todo el glam de la alta cocina propia de Roma o Milano. Y es que los italianos son los mejores cuando se trata de la Dolce Vita, esa vida de placeres mundanos y lujos cotidianos como son el vestir a la moda, el comer con estilo, el viajar en barco, y el vivir en un ambiente exquisitamente diseñado. Son unas estrellas creando los mejores diseños de muebles, de carros, de vestidos, zapatos, carteras y lentes de sol. Además de ser una de las potencias indiscutibles de la gastronomía universal.

Forte-dei-Marmi-Entrance-at-Dusk-Karen-Fuchs

Fachada exterior
(foto: Karen Fuchs)

Y es que los italianos se disputan con los franceses desde hace demasiado tiempo, el dominio del sentido del buen gusto, el saber hacerlo bien sin mucho esfuerzo. Y es que sin duda alguna la cocina, los vinos, la moda y el diseño italianos son famosos en el mundo entero. Tienen ese carácter, ese estilo, elegancia, clase y ese sabor inequívoco que los distingue del resto. Un sello histórico muy probablemente heredado y llevado en la sangre por generaciones de italianos desde la antigua Roma. Y esa calidad es la que hoy comparten con el resto de nosotros cada vez que probamos, compramos, o utilizamos uno de los productos made in Italy.

Forte-dei-Marmi-Dining-Room-with-People-Karen-Fuchs

Dining Room
(foto: Karen Fuchs)

Ese made in Italy, traducido a la cocina con muy buen gusto, es interpretado por el chef Antonio Mellino acreedor de 2 estrellas Michelin junto a su hijo Raffaele, en Forte dei Marmi, el nuevo restaurante del empresario deportivo y de medios Riccardo Silva y de su esposa Tatiana. Inspirado en la zona norte de la Toscana, el espacio, diseñado por el arquitecto Chad Oppenheim y el diseñador de interiores Henry Timi, refleja sobriedad en una paleta totalmente neutra de color travertino muy a lo Giorgio Armani, en el cual abunda el mármol y los tonos sobre tono sobre el mismo tema.

Forte-dei-Marmi-Dining-Room-Karen-Fuchs

Salón principal (foto: Karen Fuchs)

Para algunos visitantes el lugar podría pecar de monótono. Sin embargo las plantas rompen en ciertos lugares con su verdor la monocromía. Naturalmente los uniformes de los mesoneros van sobre el mismo tema, al igual que las paredes, el piso, las sillas y las mesas. La iluminación es impecable, discreta, seductora y elegante. El ambiente ha sido creado para destacar a los platos. Ellos son los protagonistas de cada una de las mesas. El restaurante tiene un espacio externo, uno interno, y una segunda planta dedicada al club de arte, el cual merece capítulo aparte por su espectacular barra de mármol y sofisticado concepto.

Forte-dei-Marmi-Cherrywood-Smoked-Atlnatic-Salmon.-Ilona-Oppenheim

Cherrywood Smoked Atlantic Salmon (foto: Ilona Oppenheim)

El servicio puntual y amable, por momentos luce preocupado por querer hacerlo aún mejor. Bebemos una copa de champagne mientras damos una vista a la carta. De los cuales me provocan unos deliciosos calamari tagliatelle con alcachofas, menta y parchita y un cherrywood smoked Atlantic salmon, con granada, baby greens y yogurt. Ambos platillos son espectaculares. Sabores sutiles, donde se aprecia la calidad de los ingredientes y el delicado balance que logra el chef. Precisamente son porciones moderadas, elegantes, que definen la armonía tanto en el paladar como en la mesa.

Calamari Tagliatelle
(Foto: Ilona Oppenheim)

El vino acompaña muy bien los platos siguientes: primi y principales. Naturalmente se me antoja pasta, a pesar de que los carbohidratos en la noche causan estragos en mis pensamientos de “gordito”. Si a pesar de ello, pido unos tagliolini con cangrejo de Alaska, y tomates cherry. Mis acompañantes de mesa piden unos tentadores spaguetti con almejas y tomates secos, y unos ravioli con mozarella ahumada, albahaca y tomate. Una pasta próxima de lo sublime, aunque le falte un toque de genialidad, sigue siendo muy buena.

Ravioli Smoked Mozzarella
(foto: Ilona Oppenheim)

Los segundos son mas quizás menos originales, aunque no dejan de ser muy buenos. El red snapper con flores de zucchini es el mejor; luego por supuesto el branzino con tomate orgánico y el tercero el grilled cornish chicken con puré de papas, hongos shiitake y maíz.

Forte-dei-Marmi-Red-Snapper-and-Zucchini-Flowers.-Ilona-Oppenheim

Red Snapper con flores de Zucchini (foto: Ilona Oppenheim)

Finalmente –algo que debes probar urgente- el postre favorito en Forte dei Marmi, el honey onix pistachio gelato que es absolutamente celestial e imbatible. Y para satisfacer el antojo de chocolate en el paladar, nos trajeron un tiramisú.

Forte-dei-Marmi-Honey-Onyx-Pistacchio-Gelato-Karen-Fuchs

Honey Onyx Pistacchio Gelato (foto: Karen Fuchs)

Cerramos la noche con broche de oro, un estupendo machiatto y una infusión de menta natural acompañados de delicados petit fours despiden nuestra velada.

Forte dei Marmi no es para todos, creo que ha sido concebido como una experiencia culinaria delicada, sutil que te transporta a una Italia de película. Obviamente a una escena costosa y sofisticada, reservada para un público privilegiado, que reconoce lo bueno a la distancia.

 

Forte dei Marmi

150 Ocean Drive, Miami Beach, Florida

Teléfono: 786 276 3095

www.fdmmiami.com