il-grillo

Il Grillo Restaurante, un favorito renovado

21 octubre, 2015
Por: Leonardo Dávalos / fotografías: Felipe Aznar

Comer estos días en Caracas, a pesar de los momentos de crisis, tiene sus recompensas cuando uno sabe lo que quiere, tiene un buen dato, o se consigue con lugares fantásticos donde aún impera la sensatez, la pasión y el buen gusto del venezolano que quiere a su país.

Esto último es el caso del Restaurante Il Grillo. Un lugar que se ha ganado el cariño y la preferencia de los comensales caraqueños. Para poder comprobar esta fama, asistimos al espacio de Sebucán, atendiendo la gentil invitación de Patricia, alma, fuerza y corazón de este condumio, quien junto a su equipo, trabaja incansablemente hasta que el último comensal haya quedado literalmente feliz con su comida y servicio.

 

Il-Grillo-express

El espacio, recién renovado, luce fresco con blanco y verde manzana, colores que armonizan con la madera y los ventanales amplios que miran a la calle y a la terraza de ladrillos contagiada por una vegetación tropical que invita a relajarse y disfrutar.

Un estilo sin duda agradable, un concepto actual con un look contemporáneo. Agua con menta, limón, naranja o toronja es servida apenas llegamos. Naturalmente este detalle agrega ese toque de frescura a la mesa y al ambiente. Patricia ordena para nosotros un abreboca, con una presentación impecable: una bandeja con tostadas rodeadas de cuatro tentadoras guarniciones de mermelada de higo, queso de cabra, tomates confitados, y pesto, que terminan inclinando nuestra conversación hacia la carta y los platillos que vamos a probar.

 

Il-Grillo-pizza

La pizza

 

La charla se va tornando en provocativa cuando llegan unas coquetas papitas colombianas rellenas con camarones y servidas con pesto de cilantro y tomate, que no tardan en convertirse en centro de todas las miradas de la mesa. Sus compañeras en la primera parte son una pizza margarita, fina, clásica y correcta; un tiradito de pescado blanco servido en lonjas marinadas en limón, pasta de ají dulce, cebolla morada y cilantro; y una ensalada mediterránea con queso feta, tomate seco y aceitunas negras. A pesar de que pueda parecer que comimos mucho de entrada, les puedo decir que todo tiene una sensación de ligereza, no comimos cremas pesadas ni muy condimentadas. Así que esta primera legión nos deja con ganas de pasar con ánimo a la segunda parte.

 

il-grillo-papas-camarones

Papitas rellenas de camarones

 

Para este segundo tiempo, ya más suculento, nos llegan un centro de lomito al grill y berro tempura; un pollo capresa que es una pechuga a la plancha con salsa fresca de tomate, queso de búfala y rúgula; un pescado al grill con papitas fritas con aceite de trufas, y pesto de tomate con rúgula fresca. Y un risotto de camarones con calamares, espárragos, hongos portobello y guisantes. Un verdadero festín de platos, no solamente por la variedad presente sino por los sabores y la presentación de cada plato en particular.

 

Il-Grillo-pescado

Por supuesto no pudimos dejar de probar el postre. Total ya habíamos ahorrado a propósito las calorías del vino, rechazando todo tipo de alcohol en esta ocasión. Si lo sé, no parecen cosas nuestras. Pero hay veces en que la dieta te llama a la cordura, especialmente cuando la temporada de excesos culinarios se aproxima vertiginosamente. Así que con esta auto venia, nos dispusimos a comer “únicamente” tres de ellos…el pie de limón, el brownie con nutella (un biscocho tibio de chocolate obscuro, ganache de Nutella y helado de mantecado) y el risotto tibio de cacaco, hecho con arroz arbóreo, nutella y banana. Este finale es siempre nuestro momento favorito de cualquier degustación. Allí nos permitimos la libertad de perder unos centímetros de compostura y atacar discretamente cualquier plato que contenga algo parecido al chocolate. Y en este caso con dos de los tres servidos en mesa, hubo cierta inclinación a arrasar con todo el chocolate a la vista. Debemos reconocer en materia de postres no somos ni podemos ser subjetivos. El pie de limón se lo dejamos a cualquier otro mortal. Es que uno al caer en esa ligera y obscura tentación, percibe de momentos que la vida se eterniza en cada cucharada, que el tiempo no transcurre, que vive y vivirá mientras exista ese placer en nuestros paladares.

 

Il-Grillo-brownie-nutella

Brownie de nutella

 

Il Grillo, nos conquistó, nos dejó con ganas de probar su menú de brunch y desayuno dominical. Una próxima visita a este lugar que nos aproxima a la felicidad de comer bien.

 

Il Grillo Restaurante, Centro Comercial Galerías Sebucán, Caracas

Teléfono + 58 (212) 2844454

Il grillo