belleza masculina

Las 7 cirugías estéticas preferidas por los hombres

29 Agosto, 2015
Por: Team Complot

Los hombres necesitamos sentirnos bien, queremos saber cómo lucir más jóvenes, vernos mas sexy y atractivos. Todo esto no solamente por una cuestión de ego personal, sino se trata de una nueva tendencia universal en la que el hombre millenial gana los mismos derechos que han tenido las mujeres, en el tema bienestar general y belleza. Ahora se han derrumbado -afortunadamente para todos- los mitos y tabúes antiguos acerca del cuidado y apariencia personal del sexo masculino. Así que ahora que hemos ganado esos derechos, compartimos contigo las 7 cirugías plásticas más comunes entre los hombres. Quizás en algún momento te sea de utilidad.

10 consejos para lucir 10 años más jóven

1. Faloplastia (cirugía del pene)

Existen dos tipos de hombres: aquellos que no paran de hablar de las supuestamente descomunales dimensiones de su pene y los que están inconformes con el tamaño del suyo. Aunque quizá habría que agregar un tercer grupo, conformado por los que cumplen las dos variables anteriores. La faloplastia, o incremento de tamaño del pene, solo es recomendada en los individuos cuyo “instrumental” tiene un tamaño por debajo del promedio, es decir, 12,4 centímetros. Para incrementar su longitud, se cortan los ligamentos que lo unen al cuerpo, con lo que se ganan unos cuantos centímetros. Para hacerlo más grueso, el pene es inyectado con tiras de piel y grasa. Para los débiles de estómago, hay pastillas que prometen mejores resultados.

2. Implantes de pectorales

Eso de ir al gimnasio quita mucho tiempo. Además, cualquier actividad que deba hacerse antes de trabajar o después de trabajar, siempre encontrará en su camino alguna buena excusa para evitarla. Tal vez los implantes de pecho masculino no sean sustitutos del esfuerzo físico, pero ayudan a aparentarlo. El procedimiento es muy parecido al femenino: se hace una incisión en la axila y se introduce el implante, ubicándolo debajo del músculo. Los médicos advierten que esta operación solo aumenta el tamaño del pecho, no le da un aspecto más atlético o de músculo trabajado. Pero como ocurre con la contraparte femenina de este procedimiento, también se necesita un ojo entrenado para detectar la diferencia.

10 consejos para ser un hombre sexy

3. Otoplastia (cirugía de las orejas)

Dumbo podrá haber llegado a volar al final de la película, pero solo pudo lograrlo después de todo ese sufrimiento, mucho más de lo que un hombre con orejas grandes puede haber experimentado en su vida. De todas formas, eso era un elefante, no un ser humano; además de una película de Disney. Una vez descartadas todas las posibilidades de encontrarle utilidad en un circo a las orejas, lo más saludable es recurrir a la cirugía. Luego de anestesia local y con unas cuantas incisiones, se debilita el cartílago de las orejas, estas se flexibilizan y es posible suturarlas en su nueva posición, es decir, más cerca de la cabeza. El tamaño sigue igual, pero al menos ya no parecen listas para el despegue.

4. Rinoplastia (cirugía de la nariz)

Como regalo de cumpleaños, muchas quinceañeras reciben una operación de nariz. No resultaría sorprendente, entonces, que los quinceañeros pronto comiencen a recibir el mismo regalo, aunque es recomendable, en el caso de los hombres, no someterse a la rinoplastia antes de llegar al menos a los 17 años de edad. Para este procedimiento, se remueve la piel que recubre la nariz, luego el hueso y los cartílagos se manipulan hasta lograr la forma deseada y finalmente se vuelve a cubrir y se sutura. No siempre el resultado final es el deseado, pero al menos no es el inicial, y ese ya es un gran avance; como bono extra, a veces hasta se resuelven problemas respiratorios.

5. Marcación abdominal

Si esto fuera un infomercial, comenzaríamos hablando de la inutilidad de los aparatos para abdominales que venden por televisión, para de inmediato mostrar los monstruosos aparatos de gimnasio y cómo lesionan la espalda, los tobillos, las rodillas, las muñecas y quizá hasta el cuello. Entonces llega la solución definitiva bajo la forma de un procedimiento muy parecido a la liposucción, que remueve la grasa selectivamente y genera así una suerte de canales en la región abdominal, lo que provoca la ilusión de abdominales definidos, el codiciado six pack. En la parte baja de la pantalla habría solo que admitir que este procedimiento no es un sustituto para la pérdida de peso.

5 ventajas de ser calvo

6. Implantes de cabello

La herencia genética, la acción combinada de hormonas, el envejecimiento, el uso excesivo de sombreros y hasta las deficiencias vitamínicas, han sido en algún momento señalados como los culpables de la alopecia. Lo cierto es que la pérdida del cabello es una vieja angustia masculina, quizás no desde la época de las cavernas, cuando lo inquietante podía ser más bien el exceso de vellosidad, pero al menos desde hace un buen tiempo. Las soluciones a este problema van desde los sprays de pintura, los bisoñés y otros ridículos simulacros de cabellera, hasta los implantes capilares. Este procedimiento consiste simplemente en quitar cabello donde hay para colocarlo donde no.

7. Blefaroplastia (cirugía de los párpados)

En algo al fin somos iguales hombres y mujeres: sin importar el sexo, cualquier cosa alrededor de los ojos delata la edad. Las patas de gallo, las ojeras, los párpados caídos, todos ayudan a la deducción del año de nacimiento. Para eso, la humanidad sabiamente ha creado una serie de procedimientos que ayudan a despistar a quienes buscan un paisaje medianamente otoñal en los alrededores de la ventana del alma. En esta área son muy populares entre la población masculina los levantamientos de cejas y la blefaroplastia (cirugía del párpado). Y a punto de llegar al tope de la lista debe estar la “occidentalización” o eliminación del rasgado de ojos característicamente asiático. Dios salve la globalización.