Le Chansonnier

Le Chansonnier, nuestro restaurante favorito en La Habana

11 diciembre, 2015
Por: Team Complot / Fotografías: Cortesía de Le Chansonier

El secreto mejor guardado de La Habana es este restaurante que se esconde una mansión de finales del siglo XIX en el Barrio de El Vedado.  Héctor Higuera, su creador, es uno de esos emprendedores que está luchando por darle un nuevo rostros a su ciudad. Uno moderno, sofisticado y con olor a libertad

 

“Los que por convicción, espíritu de resistencia, necesidad de pertenencia o por simple tozudez, desidia o miedo a lo desconocido optamos por quedarnos, más que construir algo, nos dedicamos a esperar la llegada de tiempos mejores, mientras tratábamos de poner puntales para evitar el derrumbe”. Quien eso dice es Leonardo Padura, uno de los escritores latinoamericano más importantes de la actualidad. Padura, un cubano de pura raza, nunca quiso abandonar la isla. Incluso durante los años de hambre, rabia e incertidumbre, conocidos como periodo especial, optó por permanecer en la casa donde vivió su padre, en la calle donde corrió su abuelo.

Le Chansonnier

Son esos los que decidieron quedarse en La Habana, quienes impulsan con más fuerza los cambios que lentamente se dejan ver en la urbe caribeña. Héctor Higuera es el socio y alma de Le Chansonnier, uno de los restaurantes más interesantes de la ciudad, que está ubicado en una espectacular casona de finales del siglo XIX en el barrio de El Vedado. Después de un tiempo cerrado debido a las dificultades que implicaba tener un restaurante de lujo en una economía de estado, Higuera volvió a abrir las puertas de su paladar, esta vez con toda la intención de convertirse en un referente de la gastronomía cubana.

Lo primero que sorprende al entrar a Le Chansonnier es, aparte de la arquitectura de la casa, la interesante colección de arte cubano contemporáneo que copa el lugar. Luego la cuidada cristalería, la impecable mantelería y una selección musical capaz de realzar aún más la experiencia. Tal vez en otro lugar del mundo un sitio así no sería tan peculiar, pero en La Habana es toda una sorpresa y dice mucho de la capacidad de Héctor para crear una nueva forma de ver lo cubano. La suya es una visión glamorosa, lujosa y muy moderna.

Le Chansonnier

La minuta tiene claro acento francés, pero podríamos decir que es mediterránea. Allí está para comprobarlo el delicioso gazpacho de frutos del mar, las perlas de berenjena o la ensalada de tomates y queso feta. La especialidad de la casa es el pato, pero siempre encontrará una deliciosa langosta grillada. El mignon de cerdo con miel es otro de los favoritos y la oferta de vinos es amplia para un lugar como La Habana.

No podemos dejar de mencionar su versión del clásico mojito cubano elaborado con vino blanco, que puede visitar la mesa como aperitivo y volver a la hora de la sobremesa justo después de probar el sencillo pero extraordinario flan de la casa.

Le Chansonnier

Le Chansonnier es de esos sitios que enamora, provocando demorarse en sus espacios, ir del bar a la mesa y de la mesa al bar. Es de esos sitios que podrían ser parte de un film de James Bond o el punto de encuentro de los protagonistas de una comedia romántica. Pero sobre todo es el resultado del esfuerzo de un hombre que quiere dibujarle una cara nueva a La Habana.

www.lechansonnierhabana.com