Hubert-Reinfeld

Reinventando la gráfica latina en Miami

12 octubre, 2015
Por: José Ricardo Rojas / fotografía: Ashley Hernández

Hubert Reinfeld es el autor intelectual de un estudio de diseño que quiere ser: “Un colectivo multidisciplinario de diseñadores, escritores, artistas, fotógrafos, cineastas, músicos, arquitectos, programadores, carpinteros, matemáticos, chefs de cocina, magos y actores porno”. Pero, mientras tanto, ha luchado durante 14 años para definir eso que llaman la esencia latinoamericana. Su compañía Totuma Communications and Design une, a través del diseño, los elementos de una cultura tan vasta como la nuestra, y ello le ha valido, entre otras cosas, crear la imagen de Discovery Channel.

La historia de Totuma empieza el día que Hubert tuvo que regresar tras cuatro meses estudiando en Canadá porque se le había vencido la visa. Pero ahí cuando se avizora la tragedia, aparecen las oportunidades. A su regreso encontró trabajo en HBO y así cruzó su destino con Edward Thomas el partner que lo acompañaría en los primeros tiempos de Totuma. La empresa, desde sus orígenes, se especializó en hacer paquetes gráficos -que consisten en las imágenes de transición y presentación al público de una planta- para los canales de televisión por cable.

Totuma Communications and Design surge gracias a que Hubert, un tipo que siempre ha tenido claro que “quiere producir piezas que sean relevantes tanto artística, como política y socialmente” entendió que los paquetes hechos por las grandes compañías no eran más que un cúmulo de estereotipos. Junto con su socio de ese entonces, tomaron la decisión de ofrecerle a los canales un producto de calidad con comprensión del trasfondo cultural.

El primer cliente grande que tuvieron fue Discovery Channel Latinoamérica. “Todavía trabajábamos en HBO y un amigo de nosotros nos puso en contacto con la empresa, porque necesitaban paquetes gráficos, e incluso ganamos con uno de ellos un ProMax BDA (Broadcast Designers Association) de oro. Fue una relación de 15 años que terminó hace uno, pero siempre será parte de nuestra historia”.

Para Hubert, cuyo trabajo incluye muchísimas odas a la cultura latina, con imágenes frescas de orquídeas, guiños al cinetismo, tallas de madera, escritos de Cortázar, protesta, mestizaje, contraste, yuxtaposición, magia, brujería y realismo mágico, en general, de las cuales siempre brotan elementos orgánicos, caóticos y tremendamente coloridos. Piensa, junto con Jorge Volpi en su texto “El insomnio de Bolívar”, que ser «latinoamericano” es una declaración “tan fatua como nuestros llamados en favor de la paz en el mundo… nunca tuve la fortuna o la desgracia de toparme con alguien que se proclamase miembro de esa especie”. Cree que alguien se siente venezolano o colombiano o argentino antes que latinoamericano. “La ‘latinoamericanidad’, si acaso existe, la descubres viviendo en una ciudad como Miami, en donde te tropiezas con gran cantidad de inmigrantes de todo el continente y tienes la oportunidad de descubrir las similitudes y las diferencias con tu propia cultura. Ser latinoamericano significa ser parte de un todo que no hemos descubierto”.

Al preguntarle cómo se mantenía conectado a sus raíces, Hubert nos contó que la cultura y la idiosincrasia viajan contigo, y que es justamente lejos de casa es que uno descubre sus verdaderas raíces. Pero, también cree que es de vital importancia “ser permeable a las nuevas influencias culturales del lugar en el que vives. Hay cosas que cuando te das cuenta, van a ser para siempre parte de lo que eres: la pasión con la que podemos discutir los temas más banales, lo escandalosos que somos, tradiciones como las arepas y las hallacas que uno orgullosamente quiere compartir con amigos no venezolanos. Aquellas tradiciones que sobreviven a la distancia serán las que vale la pena mantener”.

¿Qué le depara el futuro a Totuma?

-Mira, no sé. Como te decía, hace un año Discovery dejó de trabajar con nosotros porque ahora funcionan regionalmente, por lo que ya no necesitaban de nuestros servicios, y te imaginarás lo que significó eso para nosotros después de 15 años. Y no solo eso, nosotros veníamos haciendo televisión, algo que ya el público está dejando de utilizar, porque lo ven todo por internet. Lo que buscan es contenido. Tenemos varios años tratando de reinventarnos con varios proyectos, como uno de alfombras o una escultura de balas, estamos empezando a hacer aplicaciones, hay una cámara de 360 grados con la que también estamos jugando, y vamos a desarrollar una App de realidad aumentada a HBO. El futuro se ve muy divertido y muy extraño, porque no sé qué va a pasar.