Richmond's-restaurante

Restaurante Richmond’s, un tesoro oculto en Caracas

25 septiembre, 2015
Por: Leonardo Dávalos / fotografías: Miguel Angel Montes

Te invitamos a saborear un exquisito menú dentro de una casa de muñecas, pero de unas muñecas refinadas, con acento británico y elegancia francesa, con vajilla, cubiertos, mantelería y atención propios de un petit chateau del sur de Francia

En la ciudad de Caracas, en estos tiempos en los que el amargo sabor del barril petróleo en decadencia se mezcla con el olor de la riqueza creciente de la boli-burguesía reinante dentro de una urbe explosiva, cualquier amante del buen gusto y refinamiento agradece la existencia de un restaurante como Richmond’s. Y es que el discreto encanto de la estampa refinada de las mansiones solariegas de la otrora clase oligarca se han ido esfumando vertiginosamente.

Richmonds-restaurante

Descubrir escondido en la planta baja de un edificio de la céntrica urbanización El Rosal, un pequeño espacio para el placer sublime de sentarse a comer en una buena mesa, bien servida, donde la carta sea una caricia al paladar, y la decoración de buen gusto sea un síntoma de las buenas maneras imperantes en este espacio, créanme no tiene precio. Si a eso le sumamos que la propietaria, la encantadora Nicole Richmond, te extienda personalmente la bienvenida y te recite elegantemente en su español con adorable acento extranjero, la carta del día, es imposible no enamorarse del lugar. El menú lo creó el chef Alain Letort y el chef ejecutivo es su discípulo Ángel Vargas.

richmonds-restaurante-ensalada

Ensalada de queso de cabra

Comenzamos con un apetitoso amuse bouche, un detalle que luce dentro del espacio, los cristales, la platería y las hermosas copas. Nicole Richmond nos presenta con paciencia y candidez el sorprendente menú del día, que incluye una extensísima variedad de platos que sorprende para las dimensiones del lugar. Literalmente son cinco las mesas en este escenario que nos transporta a un filme europeo, donde el romance y la gastronomía van de la mano. No es lugar para cometer desmanes, todo lo contrario es ideal para llevar a tu suegra, pedir la mano a tu prometida o fiancé, cerrar un negocio de adquisición de una maison como Lanvin o quizás también para celebrar un cumpleaños con tus tres mejores amigas. Es íntimo. Es muy probable que si vas con alguien que no conoces muy bien, terminarás amándola y revelándole todos tus secretos más escondidos. Si vas solo, por favor escribe un libro, inspírate, o escribe una partitura o un guion de una película de amor con final feliz. Estoy seguro que será un éxito.

richmonds-restaurante-tartare

Tartare de mero

Llegan los primeros platos que ordenamos con emoción. Tartare de mero para mí, elegantísima presentación y deliciosa preparación. Sopa de cebolla para Pedro, obviamente suprema. Ensalada de Pato con duraznos para Ramón y José Manuel, muy correcta. Y finalmente, para Ana, la triunfadora Varieté de Paté de Campagne: Terrine de Canard au Rhum y Lapin au Poivre Rosé acompañados de mostaza Dijon y cebollitas confitadas. Sencillamente extraordinario, especialmente el conejo, que tuvo que venir como un segundo platillo adicional para todos en la mesa.

Richmonds-restaurante-pate-de-campagne

Paté de lapin au poivre rosé

Luego de haber experimentado esta primera legión de platos, intuimos que lo que viene en el segundo tiempo será aún más poderoso. Y no nos equivocamos. Coq au Vin, ragout de venado, lomito en salsa de vino tinto y champiñones, filete de atún en papillote de hoja de plátano en salsa de vino blanco y lecho de vegetales, y el filete de pez espada en salsa de mostaza con quiche de espinaca y pastel de papas gratinadas. Ciertamente cada uno de ellos merece un párrafo para discernir sobre las bondades de la cocción, la sazón, los ingredientes y la presentación. Pero como no tengo suficiente espacio ni tampoco deseo gastar palabras rebuscadas, prefiero decirles que estuvo fenomenal. Que tienen que ir, en gastronomía cada paladar es un mundo, así que debes ser tú mismo quien califique. Yo me limito a darles mi opinión.

Richmonds-restaurante-estofado

Ragout de venado

Resulta altamente gratificante poder disfrutar este nivel de comida gourmand dentro de un ambiente exquisito, pero nada pretencioso. Quizás aquí radica su principal encanto. Los precios y el lugar son amables. No digo que sea el lugar más económico de la ciudad. Pero por lejos tampoco es el más costoso. Y por la experiencia, reitero que vale la pena darse el gusto de comer como Dios manda.

En Complot magazine, para los que nos conocen bien, somos apasionados amantes del chocolate. Por ende todas nuestras comidas terminan con este delicioso finale.

Una bandeja de bombones Praline junto con la sabrosa torta de zanahoria, hecha en casa por Nicole, y un servicio de té, cierran uno de nuestros momentos más felices en esta amada ciudad.

Restaurante Richmond’s

Avenida Venezuela, Edificio Policlínica Americana. PB. Al lado del Hotel Marriot.

Urbanización El Rosal, Caracas, Venezuela

Teléfono: + 58 (212) 951.0484   +58 (414) 202.8188