The-Knick

Steven Soderbergh resucita el drama médico

13 octubre, 2015
Por: Daniel Leal

Del muy exitoso y famoso director Steven Soderbergh, nos llega The Knick de la mano de Cinemax, una serie dramática con la medicina como protagonista. Conoce un poco mas sobre este programa que inicia ahora su segunda temporada.

En 2009, en una entrevista para la revista Esquire, el director de cine Steven Soderbergh anunció su retirada del séptimo arte. O algo así. “Tengo 45 años de edad. Cuando cumpla 51, ya serán 25 años (dirigiendo). Y eso es mucho tiempo haciendo algo. Y ya serán como 30 películas. Y eso es suficiente”. Aparentemente, no había que tomarse esto tan en serio. Después de estas declaraciones terminó dirigiendo las películas Contagion (2011), Magic Mike (2012) y Side Effects (2013). Nada que haya que salir corriendo a buscar en Netflix, no hay ninguna obra maestra en esa lista.

Sin embargo, para estar retirado, Steven Soderbergh se ha mantenido bastante ocupado. Desde la cuenta @Bitchuation tuiteó un libro entero, el cual bautizó Glue, y terminó publicando. También se convirtió en el importador exclusivo a Estados Unidos de Singani 63, una bebida alcohólica fabricada en Bolivia a partir de uvas Moscatel de Alejandría. Dirigió una obra de teatro. Además, está involucrado activamente en Extension 765 , un portal online donde vende camisetas, fotogramas y memorabilia de sus películas –¿quién va pendiente de un diario de producción de Sex, Lies, and Videotape (1990) por US$40? Allí mismo publica sus disertaciones sobre temas como lo grandioso de Chinatown (1974), o una súper mundana bitácora de consumo audiovisual.

Todas estas actividades son chucherías al lado del trabajo que ha estado desarrollando recientemente para la televisión norteamericana. En 2013 Steven Soderbergh dirigió Behind the Candelabra (HBO), una película, protagonizada por Michael Douglas y Matt Damon, sobre el romance entre el estrambótico Liberace y el aspirante a veterinario Scott Thorson. Fácilmente una de sus cintas más conmovedoras –incluso llegó a competir por la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes en 2013. Nada mal, considerando que fue una película hecha para televisión.

En 2014, Soderbergh dirigió, fotografió y editó él mismo los diez episodios de la primera temporada del seriado The Knick (Cinemax). Insuflando nueva vida al manoseado género del drama médico, The Knick es la historia de un hospital (semi) ficticio, el Knickerbocker, en la Nueva York de 1900. Pero, siendo Steven Soderbergh quien es, esto no es ningún Dr. Quinn, Medicine Woman (CBS) de la costa este. Tampoco se trata de un Grey’s Anatomy (ABC) art nouveau. El sangriento drama está protagonizado por Clive Owen, quien interpreta al Dr. John Thackery, un prominente médico de Manhattan con una terrible debilidad por la cocaína intravenosa, para ese entonces una sustancia legal. Cualquier que haya estado en una fiesta hasta las 5:30 de la mañana sabe como lucen los efectos de esta droga. Sólo hay que trasladar esas pupilas dilatadas, euforia y paranoia a un galeno de 1900, quien está tratando de descifrar el enigma de los grupos sanguíneos y las transfusiones de sangre.

Con un increíble diseño de producción cuidando cada detalle, desde la arquitectura de las mansiones neoyorquinas, hasta lo rudimentario de los instrumentos quirúrgicos vintage, The Knick combina las historias de médicos y enfermeras ficticios con la crudeza de auténticos tratamientos para enfermedades a principios de siglo: extracción de todos los dientes en pacientes psiquiátricos, agua helada contra la meningitis y amputaciones por docenas.

El próximo 16 de octubre Cinemax estrena la segunda temporada de The Knick. En el trailer para este segundo round del drama (una vez más, todos los episodios fueron dirigidos, fotografiados y editados por el propio Soderbergh), el Dr. John Thackery, aún con ese inquietante brillo psicotrópico en la pupila y esa sonrisita tóxica, anuncia “Me siento mejor que nunca”. Nada bueno debe estar por ocurrirle, lo cual podría significar otro gran momento de la televisión recetado por el Dr. Steven Soderbergh.