The Broad Museum en Los Angeles

The Broad: un nuevo museo de arte moderno en Los Angeles

10 febrero, 2016
Por: Team Complot

Dicen los que saben sobre la materia, que tal vez Nueva York esté cediendo su papel de capital cool mundial a la ciudad de Los Angeles. Una ciudad caótica y multicultural, que desde septiembre del año pasado actúa como sede del nuevo museo de arte contemporáneo: The Broad.

the-broad_-Museum-photo-by-iwan-baan-5

Eli y Edythe Broad son un par de octogenarios que llevan desde los años sesenta coleccionado arte. Y se les da bien. Muy bien de hecho. Tanto que decidieron abrir un museo para albergar más de dos mil obras de arte pertenecientes a su colección. Considerada a nivel mundial una de las más sólidas de la postguerra, en ella se dan cita artistas como Joseph Beuys, Sam Francis, Jasper Johns, Robert Rauschenberg o Roy Lichtenstein (que tiene una sala entera) mientras dialogan con creadores más actuales como Kara Walker, Neo Rauch o Murakami. Eso sin contar la impresionante cantidad de Jeffs Koons que pululan a lo largo del edificio y que delatan a la pareja como sus mayores coleccionistas.

the-broad_ Museum-photo-by-iwan-baan_web

Vecino en la Grand Avenue de Los Angeles, del imponente Disney Concert Hall de Frank Gehry, el edificio es un cubo recubierto por una celosía de 2.000 piezas de hormigón y fibra de vidrio.  Fue diseñado por el estudio de arquitectura y diseño Diller Scofidio + Renfro, en colaboración con Gensler. Su costo ascendió a los 140 millones de dólares, y la construcción de sus 36 mil metros cuadrados (120,000 pies cuadrados), los cuales incluyen restaurante y jardín comunitario, se inició hace 15 años. Uno de sus grandes méritos es disponer de una presencia y personalidad propia en un emplazamiento geográfico tan competitivo. Y es que cerca está no solamente el Disney Concert Hall, sino uno de los museos mas emblemáticos de la ciudad de Los Angeles, el MOCCA.

The_Broad_photo_by_Jeff_Duran_-_Warren_Air_26527-83

Sin embargo, el edificio, si bien es imponente, también es amable y acogedor para los visitantes, cobijando de forma natural la interacción que se da entre el arte y los espectadores. Una naturalidad que es eco de la decisión de la pareja de abrir un museo con entrada gratuita.