bateaux-New-York

Un paseo inolvidable que te mostrará imágenes extraordinarias de la ciudad de Nueva York

4 Marzo, 2017
Por: Leonardo Dávalos / fotografías: Bateaux NYC

Si tienes planeado visitar la Gran Manzana por primera vez o si ya lo has hecho y estás buscando algo especial qué hacer en esta oportunidad, te recomiendo este inusual paseo en la que verás la ciudad desde otro punto de vista.

La mejor forma de conocer una ciudad es caminando por sus calles. A la ciudad mas turística del mundo, Nueva York, o mejor dicho a Manhattan, la conozco casi como a la palma de mi mano. Es una de las mejores ciudades para recorrerla a pie, e ir descubriendo todos los rincones que se encuentran escondidos en cada zona de la ciudad. Upper East Side, Midtown, Nolita, West Village, East Village, Soho, Chinatown, Tribeca, Chelsea, Murray Hill, todos sus vecindarios son completamente diferentes. Cada uno tiene un encanto particular, un carácter único que lo hace especial. Y naturalmente ese es uno de los secretos y encantos de Nueva York. Es una gran ciudad, y son infinitos los lugares maravillosos en los cuales sus habitantes y visitantes pueden aprovechar para comer, pasear a caballo, comprar, bailar, montar bicicleta, ir al teatro, al cine, al ballet, ver arte en museos y galerías, o simplemente fotografiar o tomarse fotos para subirlas en las redes sociales.

Y es que realmente hoy en día gran parte de la experiencia actual o vivencial incluye fotografiar y documentar todo para compartirlo con nuestros amigos, familia o sencillamente seguidores y relacionados de nuestras redes sociales. Al no hacerlo, corres el riesgo de sentir de que esa experiencia nunca existió. Entonces para que esto no te suceda a ti, te recomiendo este paseo inesperado por el Hudson y el East River en un bote, mientras te sirven la cena o el brunch.

bateaux_newyork

 

La compañía Bateaux New York te ofrece la oportunidad de poder hacer un recorrido de tres horas en un bote comedor, al estilo de los que circulan por el Sena en Paris, y otras capitales europeas. El servicio se encuentra disponible todo el año saliendo del Pier 62 en Chelsea, Manhattan. El barco con paredes y techo de vidrio te facilita poder comer mientras disfrutas de unas maravillosas vistas del rio y de la ciudad. Además entre cada uno de los tres platos del menú, te permiten movilizarte a tomar fotos en cualquiera de sus dos terrazas descubiertas, una localizada en la proa y la otra en la popa del barco. El recorrido se inicia en Chelsea y va bajando por el río Hudson donde se van apreciando hermosas vistas de Chelsea, el West Village, Tribeca, y se ven edificaciones icónicas de la ciudad como el Empire State Building y el One World Trade. Luego sube por el East River  en donde uno de los puntos mas fascinantes del paseo es cuando pasas por debajo del emblemático Brooklyn Bridge.  Luego regresa hacia la bahía hasta que llegar al clímax del recorrido, cuando el bote se aproxima a la Estatua de la Libertad. El barco parece detenerse un tiempo mientras todos, absolutamente todos los pasajeros se hacen selfies y toman millones de fotografías de uno de los símbolos que mejor sintetizan los ideales y valores sobre los que se construyó la nación norteamericana.

bateaux_newyork_mesa-estatua-libertad

 

La noche que nosotros tomamos el paseo, tuvimos la dicha, la suerte, la casualidad, la coincidencia o así lo quiso el destino, que haya estado una de la mas increíbles lunas llenas de la historia. Así que sin quererlo viví una experiencia absolutamente inolvidable. Recorrer el Hudson por una de mis ciudades favoritas del mundo en una espectacular noche de luna llena, mientras tomaba vino y cenaba a borde de un barco. Lo único que para mi gusto personal es muy pensado para turistas es el menú, con esto no quiero decir que sea malo para nada. Sino que sencillamente carece de personalidad aún siendo correctamente ejecutado. Pero obviamente que la comida no es el fuerte de esta experiencia, aunque estoy seguro que si lo desean podrían lograrlo. La comida del bote es muy como lo que esperas en un restaurante de un hotel cualquiera, o comparable a la música que se escucha en un hilo musical. Ese estilo de música de ascensor. Si claro, casi se me olvida, en el bote cuentan con una banda y una cantante que sirven de entretenimiento musical durante todo el recorrido. No se si es porque esa noche era luna llena, pero me dio la sensación de estar en una suerte de “bote del amor”. Parejas cenando y rosas rojas en cada mesa, delataban el ambiente. Sin embargo las vistas, la luna y las fotos que tomé esa noche hacen valer con creces esa experiencia totalmente distinta a todas las que he vivido en la ciudad de Nueva York en los mas de 25 años que tengo visitando y viviendo cada esquina de sus vibrantes calles.

Bateaux New York