vacheron constantin miami

Vacheron Constantin, cuando la experiencia nos alcanza

27 Agosto, 2015
Por: Pedro Maal

En el Miami Design Distric se inaugura una boutique cada semana, su apertura y crecimiento alcanza un ritmo vertiginoso. Antes de que todo explote durante este próximo Art Basel Miami Beach, conversamos con Yann Bouillonnec, el Director Internacional de Vacheron Constantin, con motivo de la apertura de la boutique en el espacio reservado a las grandes casa relojeras dentro del Miami Design District, quien nos cuenta un poco mas de lo que conocemos sobre la importamcia del legado de la casa relojera más antigua del mundo.

 

Pedro Maal: -¿Que hace a Vacheron Constantin diferente de las otras marcas de relojes de lujo?

Yann Bouillonnec: -Primero la historia, somos la casa relojera más antigua con producción ininterrumpida desde hace 260 años. La historia es importante, porque trasmitimos el conocimiento y la técnica de generación en generación. En la relojería es necesario el conocimiento, y en Vacheron Constantin una generación de artesanos se la trasmite a la siguiente, así ha sido por los últimos 260 años. La historia se relaciona al conocimiento y esto es lo que nos hace muy especiales.

La búsqueda de la excelencia es uno de los pilares en nuestra filosofía, la excelencia se expresa de dos maneras, la belleza (calidad) del movimiento y en la belleza (calidad) del diseño. Se combinan siempre ambos, hasta en los aparentemente simples diseños que, a veces, son los más complejos de realizar.

En los movimientos siempre tratamos de hacerlos mejor, hace 200 años ya hacíamos buenos movimientos, pero ahora son mejores, más modernos. Siguen siendo hechos a mano, pero perfeccionados.

En Vacheron Constantin tenemos un taller en Ginebra en el que reparamos relojes que datan de 1755, porque nuestra filosofía siempre ha sido crear relojes que se mantengan a través del tiempo. Nuestros maestros relojeros no solo crean los nuevos relojes, son capaces de reparar los antiguos. Y esa filosofía se mantiene, creamos relojes que funcionen y puedan ser reparados en 50 o 100 años.

Yann-Bouillonnec-Vacheron-Constatntin

Yann Bouillonnec

P.M.:  –El mercado exige siempre nuevos productos, ¿cómo lo satisfacen?

Y.B.:  -No estamos en el negocio de la moda, creamos productos que permanecen.

Sí lanzamos nuevos productos todos los años, pero estamos muy conscientes de lo que hemos hecho en el pasado. Tratamos siempre de mantenernos fieles a nuestros valores, a nuestra historia. Mejorando la calidad, actualizándola con diseños más adecuados al gusto contemporáneo, pero son una continuación, no es totalmente nuevo. Nos apoyamos en nuestro pasado, enriqueciéndolo y mejorándolo lo más que podemos, pero siempre arraigados en nuestra historia y tradición.

P.M.: –Algo siempre tiene que evolucionar, ¿qué es lo más importante que debe ser renovado?

Y.B.: -El punto principal que debe prevalecer es el know how. Necesitamos a los mejores relojeros, los mejores artesanos. Si buscas la excelencia, necesitas a los mejores en cada campo, pero necesitas reinventarte a ti mismo. Si comparas piezas de Vacheron Constantin de hace 200 años con las actuales, ahora son mas grandes y delgadas. Necesitas estar en sintonía con los tiempos, no te puedes quedar haciendo lo que hacías hace 50 años.

Pero tener una larga historia nos permite entender cómo movernos en el futuro. Mirar al pasado para prepararse para el futuro. Cuando hablas de crisis, de tiempos difíciles, la historia te ayuda a entenderla. Hay que comprender la diferencia entre el corto tiempo (3-5 años), el mediano tiempo (10-20 años) y el largo tiempo, que para nosotros pueden ser 50-100 años. Estamos aquí para desarrollar esta marca por los próximos 400 años, por lo que nuestro tiempo es muy corto.

Cuando tienes que crear un reloj que tiene que continuar funcionando por los próximos 100 años, se hace más exigente para ti y todos los que trabajan contigo. Nuestro nivel de exigencia es muy alto, pero eso es lo que mantiene a la marca en su posición. Nosotros no desarrollamos productos para el corto plazo, no aprovechamos las tendencias. Solo hacemos cosas que tiene un significado para nosotros, la colección metier d’arts tiene un significado para nosotros, por un lado es muy bello, pero por el otro la calidad es insuperable. Cuando pules a mano un reloj estás creando una pieza excepcional. Todo siempre está en el diseño, la calidad y la manufactura artesanal.

P.M.: –El relojero es una parte fundamental de Vacheron Constantin, ¿cómo es el proceso? ¿Si uno quiere ser relojero va a una escuela o se aprende trabajando?

Y.B.: -Es una combinación de ambos, En Ginebra está la escuela de relojeros, donde los estudiantes comienzan a los 16 años y hacen mitad escuela mitad pasantías. En Vacheron Constantin nosotros contratamos personas de 16 años, por 3 años dividen su tiempo entre la escuela y el trabajo, al graduarse se quedan en la compañía y nuestros maestros relojeros los entrenan y así van desarrollando sus habilidades en la compañía. El entrenamiento es continuo, a los 10 años es que ya saben lo básico, algunos nunca serán buenos para llegar al tope, otros sí, porque depende de sus habilidades.

Los maestros joyeros trabajan con pasión y en Vacheron Constantin cultivamos a estos artesanos, sobre todo a nivel muy alto. Nos importa mantener la tradición de la alta relojería artesanal, eso es lo que nos hace únicos a este nivel de manufactura.

Vacheron Constantin Limited Edition Overseas Chronograph_Miami

Limited Edition Overseas Chronograph Miami

P.M.:  –¿Cuál sería tu consejo para alguien que no está familiarizado con la marca y quiere comprar un nuevo reloj por primera vez?

Y.B.:. -El mejor consejo sería visitar una de nuestras boutiques y mirar todas las colecciones, son muy extensas y variadas. Tenemos el clasique, patrimony, harmony, high complications, extra flat, metier d’arts y overseas. Así puedes entender el universo Vacheron Constantin, entender los movimientos, ver su calidad. Nuestro universo es muy variado y la belleza de la marca es nuestra extensa gama de productos, y esto ha sido parte de nuestra historia, siempre hemos creado diferentes tipos de relojes

P.M.:  –¿Por qué se siguen vendiendo relojes en un mundo que no los necesita?

Y.B.:  -Porque es un producto que permanece y la gente quiere tener productos con una manufactura que represente algo. Observamos la pasión y belleza inherente a la manufactura artesanal de los relojes, que está un poco lejos de la realidad del mundo actual. Por eso la gente los compra.

En un mundo de producción en masa, una pieza artesanalmente construida es una pieza de arte. Nadie compra un reloj por necesidad, está más relacionado con el mundo del arte y la cultura.

www.vacheronconstantin.com